Prevención del deterioro cognitivo: Uso de ayudas externas.

Siempre se ha considerado que las personas con buena memoria son las que agendarecuperan de forma espontánea qué cosas han de hacer, donde dejaron ciertos objetos o en qué fechas tienen programadas citas. Si bien esto es cierto, también lo es que la memoria abarca mucho más. No es sólo recordar, es el saber cómo recordarlo o qué hacer para no olvidarlo. O sea, de alguna forma el uso de las estrategias y técnicas que hemos presentado estos meses también pueden considerarse “memoria”, ya que en última instancia nos ayudará a recordar mejor.

En relación a todo esto, es importante destacar la uitlización  de todos aquellos objetos que usamos  para  dejar el elemento a recordar “fuera de nuestro cerebro”, esto es, escrito en alguna parte. Este tipo de ayudas se han denominado “ayudas externas” y consiste en el uso agendas, post-it, listas, grabadora, calendarios, diarios, alarmas, etc . En un primer momento, puede parecer contradictorio fomentar el uso de estas estrategias cuando lo que se pretende es prevenir el deterioro cognitivo, ya que de alguna forma al facilitarnos el trabajo, hacemos menos esfuerzo. No obstante, si lo miramos desde el punto de vista de lo que realmente pretendemos (mantener la independencia), vemos que son  muy útiles. Por otra parte, para hacer un buen uso de las ayudas externas, necesitamos adquirir el hábito e integrarlo en nuestras vidas, esto es, usarlas de forma habitual. Esto nos ayudará a ser mas ordenados, a prever las acciones que tenemos que tomar, a planificar las cosas que tenemos que hacer y ordenarlas en el tiempo, repasar nuestras obligaciones, etc, en definitiva nos servirán de apoyo a nuestras funciones ejecutivas ( capacidad de organizar, planificar, etc), las cuáles nos servirán de “bastón” en caso de que desarrollemos deterioro cognitivo, ya que los hábitos bien aprendidos tardan mucho en perderse una vez iniciado el deterioro.

Hay que tener en cuenta que cada tipo de ayuda está dirigida a situaciones concretas, no todas valen para todo, aunque también es cierto que hoy en día con el uso de smartphones en un mismo dispositivo podemos disponer de varios diferentes. Es por eso que hoy, nuestros consejos van dirigidos a conocer cada tipo de ayuda externa más común y la utilidad de la misma:

  • Agenda: Ayuda a fomentar la orientación temporal, el recuerdo de fechas concretas, las obligaciones diarias y a mejorar la memoria episódica ( ubicación de los hechos en el tiempo). Está indicado para personas muy activas, que necesiten recordar varias citas o actividades en un mismo día.

  • Diario: Fomentará la escritura y la redacción, e igualmente la memoria episódica. Además nos servirá para recordar hechos anecdóticos de nuestra vida.

  • Post-it: Colocados en sitios estratégicos ( cerca del teléfono, en la nevera de casa junto a un imán), nos ayudará a anotar cosas puntuales pero importantes, que luego podremos pasar a la agenda o el calendario. Además el simple hecho de escribirlo funcionará como un repaso, con lo que sera más fácil recordarlo de forma espontánea.

  • Checklist o listado de tareas: Muy bueno para actividades que requieran una “cadena” de acciones, o para recordar cosas que debamos hacer en un mismo lugar. La lista de la compra es un buen ejemplo de esto.

  • Calendario: Básicamente funciona como una agenda, pero en este caso está indicado para aquellas personas que si bien no tienen mmuchas actividades a lo largo del día, es común que a lo largo del mes tengan citas importantes ( médico, visitas, etc).

  • Alarmas: Es una herramienta muy aconsejable para recordar fechas en la que la hora es muy importante. Fomenta una mejor gestión del tiempo.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>