Prevención del deterioro cognitivo: Técnica de la casa.

En anteriores entradas mayores, ya hablamos de cómo una de las actuaciones que podemos realizar para prevenir el deterioro cognitivo, suelen ser el usar estrategias alternativas que nos ayuden a la memorización. También vimos la importancia que tenía el saber “guadarlas” de forma correcta. Hoy comentaremos otra de la técnicas que facilitan el proceso de almacenamiento de la información: la técnica de la casa.

Los pasos a seguir en esta técnica son:

  • Hacer un mapa mental de nuestro propio hogar. Es importante que sea real y con los máximos detalles posibles.
  • En cada habitación “introducimos” un objeto o imagen que nos recuerde a alguna acción que debamos llevar a cabo.
  • Por último, toca imaginarnos que paseamos por nuestra propia casa, y pasamos de una habitación a otra, donde además nos “encontramos “ con los objetos que nos van a recordar nuestras obligaciones.

.A modo de ejemplo, vamos a imaginarnos que tenemos un día muy ajetreado, en el que debemos hacer varias cosas. Entre las cosas que debemos hacer están: ir al banco, ya que nos han cobrado dos veces la factura de la luz, acudir a una floristería para confirmar la entrega de un ramo de rosas en la casa de nuestra novia, ya que hoy es nuestro aniversario, relacionado con esto tenemos que pasarnos por la tintorería recoger la chaqueta que nos pondremos esta noche en la cena de aniversario. En nuestro trabajo las cosas tampoco están calmadas, nuestro jefe nos ha requerido un informe de última hora que tuvimos que terminar anoche desde nuestro propio ordenador, además hoy por la tarde teníamos una reunión muy importante con un posible cliente que par más inri nos exige que lo atendamos en su propio local por lo que tendremos que desplazarnos. Por último, este fin de semana es el cumpleaños de nuestro sobrino, y no podemos aplazar más comprarle algún detalle, por lo que debemos pasarnos por alguna juguetería. Con todo esto, la misión de hoy consiste en hacer todo lo que tenemos que hacer, sin olvidarlo. ¿Qué haríamos?. Pues es relativamente sencillo, imaginamos los siguiente: Una factura en la entrada de casa, el ramo de rosas en el salón, la chaqueta colgada en la bañera del cuarto de baño, el pendrive donde guardamos el informe en la encimera de nuestra cocina, la tarjeta del posible cliente en el primer escalón que lleva a la parte de arriba de nuestra casa y una foto de nuestro sobrino en la mesita de noche de nuestra habitación. Ya por último, lo que tenemos que hacer es imaginarnos a nosotros mismos pasando de habitación en habitación y observando los elementos incluídos.

Esta técnica también resulta muy fácil de aprender, además a diferencia de otras nos obliga a utilizar la visualización, con lo que nos permite entrena a usar ya estrtegias que van más allá de la verbalización ( usamos más sistemas de memoria). Se puede usar en gran variedad de situaciones ( agenda diaria, elementos a llevar para una ocasión concreta, citas importantes, organizar un discurso, etc). No obstante, su capacidad queda limitada al número de habitaciones que tengamos en casa, de todas formas, conforme vayamos adquiriendo experiencia nos daremos cuenta que una misma habitación contiene diferentes partes, que podemos utilizarlas para incluir o asociarlas con más elementos.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>