La prevención del deterioro cognitivo : El almacenamiento de la información

alamcenamientoHace unos meses, se publicó un post donde se explicaba la forma en que la atención influenciaba en la memoria. Hoy, siguiendo el orden lógico del proceso de memorización, se explicará qué podemos hacer, para
que una vez hayamos prestado atención a lo que debemos recordar, podamos retenerla bien en nuestra memoria.

Este segundo proceso se le conoce como almacenamiento, no basta con sólo codificarla ( grabarla), el siguiente paso consiste en guardarla, de forma que cuando nos haga falta podamos recuperarla fácilmente. A modo de ejemplo, vamos a imaginar que somos muy cuidadosos a la hora de escribir en nuestra agenda, nos preocupamos en tener una letra legible, en no hacer tachones y que las hojas que escribimos no se ensucien. También cuidamos de que los documentos que debamos guardar se mantengan limpios, sin arrugas que lo estropeen, etc. En este caso estamos haciendo una buena tarea de codificación, prestamos atención a la calidad del material que en algún momento tendremos que recuperar. Pero, si a pesar de hacer esto, cuando lo guardamos ( almacenarlo), no anotamos en la agenda el día correcto, los documentos no los clasificamos por carpetas, en el archivador no establecemos un sistema que nos permita decidir donde guardamos cada tipo de documento, etc, es muy probable que a la hora de recuperar cualquier información nos cueste mucho encontrarla.

Pues con la memoria nos pasa lo mismo, puede pasar que nuestro problema no está en recuperar lo que nos haga falta, sino que no hemos aprendido a almacenar bien lo que vamos memorizando.

Muchos de los trucos mnemotécnicos se realizan a este nivel, ya que gracias a ellos podemos organizar nuestros recuerdos según lo que ya conozcamos, según el parecido, el contexto en el que ocurre, etc. En definitva son estrategias que nos permiten “guardar” mejor la información. A continuación explicamos algunas de ellas:

  • La Casa: Es muy útil cuando necesitas recordar varias cosas o eventos, especialmente si estos deben ir por orden. Consiste en hacer un paseo mental por nuestra casa y entramos en las distintas habitaciones, en cada una de ellas “colocamos” el elemento necesario.
  • La percha: Asociamos cada número del 1 al 9 a una figura ( puede valernos por ejemplo la famosa canción infantil). Luego, de forma mental, a cada figurita de cada número le añadimos lo que tendremos que recordar. Es útil para listas de objetos.
  • Historia: Consiste en inventar una historia con el nombre de cada objeto o situación que debamos hacer. Útil para actuciones u objetos que debamos recordar en un orden.

Estas son tres de las muchas estrategias que nos ayudarán a almacenar mejor la información. En próximos blogs las explicaremos más extensamente y aportaremos otras nuevas.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>