Dificultades del aprendizaje motor: Características motrices del trastorno.

bici

Como ya se ha comentado en una entrada anterior, las características de los trastornos del aprendizaje no verbal suelen pasar más desapercibidas por profesores y padres en contraposición a los relacionados con el lenguaje. De todas formas, uno de los síntomas que más resaltan y que pueden ser detectados de forma relativamente fácil son los relacionados con los aspectos motores. Tal vez sea por ello que de forma informal se haya denominado “síndrome del niño torpe”.

El desarrollo psicomotor hace referencia al aprendizaje que va adquiriendo un menor a lo largo de los primeros años en relación a la planificación y secuenciación de movimientos dirigidos a una meta, control de la fuerza y presión requerida para realizar alguna acción, conciencia sobre la postura del cuerpo en general y de las extremidades en particular, control del tono de voz, etc. En definitiva un buen desarrollo psicomotor implica conocer nuestro cuerpo, las posibilidades que nos brinda para interactuar con el ambiente, lograr la capacidad para realizar actividades en la que es poner en relación distintos grupos musculares, saber cómo y cuándo usarlos en función de lo que queramos realizar, etc. Esto es algo que se va adquiriendo con la edad, tanto por aprendizaje ensayo-error, como por imitación y sobre todo por repetición de acciones concretas.

Como siempre, hay algunos comportamientos en nuestros hijos que nos pueden señalar que tiene algunos problemas motores:

  • Los primeros desplazamientos autónomos son extraños, en vez de gatear intentan arrastrarse, como lo haría una serpiente.
  • Durante un tiempo largo ( más de sesi meses), se observa que el desplazamiento con las dos piernas con apoyos es correcto ( ya sean sujetados por un adulto o apoyándose contra la pared), mientras que andar sin ningún tipo de ayuda se hace especialmente difícil.
  • Son comunes los tropiezos, chocazos, derramamiento de agua, etc (a partir de los t6 años).
  • Puede llegar a aprender movimientos bastante complejos y ser eficientes en tareas muy específicas y en lugares muy concretos, pero en el momento que varíe alguna circunstancia, los errores vuelven a aparecer ( por ejemplo, puede ser muy eficiente a la hora de fregar los platos y dejar todo recojido después en la cocina de su casa, sin embargo si por ejemplo se muda de casa presentará dificultades, ya que tendrá que reaprender a calcular los espacios, distancias, disposición de os objetos, etc).
  • Evita jugar a deportes en grupo, probablemente por miedo a ser rechazado.
  • Tiene una letra “fea”.
  • Al escribir a mano no comete faltas de ortografía, en cambio cuando teclea se observan inversiones, omisiones, etc.
  • Le cuesta mucho aprender a atarse los cordones ( a partir de los seis años).
  • Al comer ensucian mucho su lugar e incluso la ropa de llevan puesta.
  • A menudo rompen la punta de los lápices por hacer demasiada presión en sobre papel.
  • No consiguen modular el tono de voz, o hablan muy alto o muy bajo.
  • Siguen utilizando ruedas auxiliares en la bicicleta más allá de los 6 ó 7 años.
Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>