Dificultades del aprendizaje: Trastornos del aprendizaje no verbal.

Cuando hablamos de dificultades del aprendizaje, pensamos de forma automática en problemas relacionados codispn la adquisición de conocimientos escolares ( lectura, escritura, operaciones matemáticas) y nos olvidamos que para un correcto desarrollo del menor es también necesario la adquisición de otras habilidades como pueden ser el control motor, la coordinación psicomotora y visuo-espacial, las habilidades sociales, la comprensión y expresión del tono verbal, lenguaje corporal e incluso expresiones faciales. Un déficit que afecte de forma importante a alguna de estas áreas puede ser indicador de que nuestro hijo sufre un trastorno del aprendizaje no verbal.

En el ámbito escolar, puede ser común que estos niños sean relativamente competentes en las asignaturas consideradas como importantes ( lengua, matemáticas, etc) y sin embargo contar con grandes dificultades en otras como educación física, plástica o presentar muy mala caligrafía. Probablemente debido a que se prioriza la adquisición de contenidos teóricos y la formación de aspectos lingüísticos, las dificultades de aprendizaje en áreas no verbales tienden a percibirse como menos importantes e incluso no valorarlas a pesar de que sean detectadas. No obstante, esto puede tener repercusiones negativas en el niño ya que le puede dificultar su integración social o hacerlo más vulnerable a accidentes. Por otra parte hay que tener en cuenta que el desarrollo intelectual del menor se inicia con la exploración del entorno, con el contacto continuo con su medio ambiente social y físico, una mala interacción con estos factores, puede hacer que los “cimientos” no sean lo suficientemente fuertes y propiciar la aparición de otros trastornos.

Algunos aspectos que nos pueden poner sobre aviso son:

  • Muestra gran dificultad a la hora de escribir renglones rectos.

  • Tiene mala caligrafía.

  • Dificultades en la correcta manipulación de objetos ( abrocharse los botones, atarse los zapatos, colocarse la camisa, abrir/cerrar cajar, hacer puzzles, etc).

  • Si bien pueden definir de forma muy concreta el significado de distintas palabras, muestran dificultades en la comprensión de chistes, ironías, segundos sentidos, etc.

  • No se sienten atraídos por el deporte, en especial los que requieren cooperación ( fútbol, baloncesto, etc).

  • El uso de tijeras, punzones, reglas, compases, etc. les resulta difícil, a veces incluso al observarlos puede dar la sensación de que lo utiliza de forma extraña.

  • Se desorientan con facilidad.

  • Tienen poco control de distintos grupos musculares, incluso pueden parecer agresivos cuando abrazan o cuando “juegan con las manos”.

Se han descrito tres subtitpos: de tipo motriz, de tipo organizativo visuoespacial y en habilidades sociales. En las próximas entradas nos centraremos en explicar de forma más detallada las características de cada uno de ellos.

 

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>