Dificultades de aprendizaje: La disgrafía.

Dentro de todo el espectro de las dificultadesdisgr de aprendizaje encontramos la disgrafía. En este caso, los problemas se centran en la expresión escrita. La escritura a mano tiende a ser desordenada, con reglones “torcidos”, palabras muy juntas, “mala letra”, poca, demasiada o presión inconstante del lápiz sobre el papel, escritura lenta, etc.

Es importante señalar que, si bien, es normal que se presente en conjunto con otros trastornos del aprendizaje como puede ser la dislexia, disortografía, velocidad lectora, etc, cuando hablamos de disgrafía nos centramos en a la calidad de la escritura.

Está por tanto más relacionado con el aspecto psicomotor que con el del lenguaje. De modo que un niño con disgrafía pura puede ser competente en otras funciones necesarias para un buen funcionamiento escolar Hoy en día, con las nuevas tecnologías, se está reduciendo lo que es la escritura a mano, por lo tanto se corre el riesgo de que a pesar de detectar el déficit no se le preste importancia, ya que se estima que en el futuro la escritura a mano del menor sea mínima. Esta postura puede acarrear consecuencias negativas al menor, ya que la disgrafía indica una dificultad en el área psicomotora y entrenarla desde el momento de su detección puede ayudar a menor a mejorar el aprendizaje de futuras tareas psicomotoras necesarias para la propia autonomía. Aún así, es común que una mala caligrafía afecte al rendimiento escolar, ya que en ocasiones la estrategia compensadora que encuentra el menor es invertir más tiempo en la organización y la caligrafía, por lo que perderá recursos atencionales para otras tareas como la comprensión verbal ( exposición del tema de clase) u organización del discurso escrito ( en un intento de tener “buena letra”, dejará de prestar atención a el uso correcto del lenguaje y la estructuración del mensaje que pretende escribir).

Como en todos estos casos, lo importante es detectar a tiempo estas dificultades, ya que nos permitirá actuar de forma temprana. En edades preescolares puede ponernos sobreaviso la excesiva presión sobre el papel con el lápiz mientras hace sus primeros “dibujos”. En cambio, durante los primeros años de escolarización pueden presentar problemas para darle forma a las letras, separar de forma clara las distintas letras en una oración, no distinguir entre mayúsculas y minúsculas o manifestar mucho cansancio durante la realización de las tareas escolares.

En casa podemos llevar a cabo ciertas actuaciones para mejorar la escritura:

  • Fomenta la práctica de la escritura, anímale a escribir cuentos. Además fomentarás su creatividad.
  • Utiliza folio con líneas que sirvan como apoyo visual.
  • Anímalo a que mientras escribe intente mantener la escritura de forma paralela al mergen superior del folio.
  • Controla la postura corporal mientras escribe.
  • Utiliza medios alternativos para que aprenda la forma de las letras. Describir los movimientos necesarios, las características de las letras o mostrarles plantillas de letras puede ser una buena opción.
Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>