Dificultades de aprendizaje: La discalculia.

A nivel popular, las dificultades específicas del aprendizajdisce se asocian a áreas relacionadas con el lenguaje ( dislexia, disortografía, etc). Esto puede deberse a la gran importancia que la sociedad da a esta función, ya que es el medio por el cual vamos a poder interaccionar y en gran parte adaptarnos a la sociedad en la cuál vivimos. No obstante, los trastornos del aprendizaje no se circunscriben sólo a este área, las dificultades en el cálculo son un ejemplo de esto.

La discalculia se caracteriza porque el niño presenta un retraso significativo en la adquisición de las estrategias necesarias para realizar operaciones aritméticas ( suma, resta, multiplicación y división), sin que exista una serie de causas como puede ser retraso mental, problemas sensoriales, bajo nivel de escolarización, problemas socioculturales, etc. Además no suele tener dificultades en relación a la lectoescritura, aunque si es normal que su rendimiento sea inferior en relación a la comprensión de problemas aritméticos.

El aprendizaje de las matemáticas requiere una adquisición de contenidos de forma jerárquica, esto es, para que se alcancen ciertos conocimientos es preciso tener afianzado otros más básicos. Por esto, se hace muy necesario una correcta valoración de las pontecialidades y necesdiades del niño con el fin de delimitar bien a qué nivel se encuentra el problema y empezar a trrabajar desde ese punto. La edad idónea para su detección y diagnóstico es de los 6 a los 8 años ( cuando aparecen las matemáticas como asignatura independiente en el curriculum escolar), ya que esto permitirá valorar si las dificultades se encuentran en los niveles más básicos y en caso positivo hacer un seguimiento continuo. Algunos indicadores que pueden ponernos sobre aviso son:

  • Utiliza los dedos para contar y resolver operaciones, aun cuando otros niños de su edad no lo hacen.
  • Durante el juego presenta dificultades para recordar o llevar la cuenta de los puntos obtenidos.
  • Su rendimiento en el conteo hacia atrás es menor.
  • Presenta dificultades a la hora de hacer cálculos aproximados.
  • Durante la realización de operaciones aritmeticas, verbaliza cada paso que da.
  • Tiene buena memoria para las palabras pero no para los números.
  • Tienen escaso sentido de la orientación.

Si observamos que estas conductas son muy intensas o frecuentes, es aconsejable que acudamos a un profesional que determine la existencia del trastorno y diseñe un plan de intervención adecuado. De todas formas, siempre hay algunas técnicas que desde casa podemos hacer:

  • Estimula el interés por los números, juega con tu hij@ a las tiendas, que se familiarice con precios, vueltas, sumas, etc.
  • Fomenta aquellos juegos donde estén implicados habilidades numéricas ( hundir la flota, monopoli, parchís, ajedrez, dominó, etc).
  • Evitar en casa comentarios negativos hacia las matemáticas y resaltar su utilidad práctica en el día a día.
  • Preséntale los problemas matemáticos de forma gráfica, e incluso anímale a que sea él mismo quien “dibuje los problemas”.
Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>