Dificultades de aprendizaje: La comprensión lectora.

La comprensión lectora es una habilidad básica que nuestros menores deben de adquirir durante su reading-in-big-bookproceso de escolarización. En efecto, la resolución de problemas matemáticos, la adquisición de conocimientos de historia o ciencias naturales, la resolución de un problema de la asignatura de física o la traducción al inglés de un texto en castellano, requiere como elemento primordial una comprensión del enunciado. Es común que niños con dificultades de aprendizaje presenten asociados problemas de este tipo. Por ello es importante tras la detección valorar la posibilidad de que presenten este déficit o incluso el riesgo de presentarlas en un futuro, y establecer así un plan de intervención adecuado. En este post explicaremos las causas del déficit, así como algunas actuaciones que desde casa podemos realizar para paliarlas.

El fin último de la lectura es comprender el mensaje escrito, para así responder de forma adecuada a las exigencias del medio ( en el ámbito escolar por ejemplo contestar de forma adecuada a las preguntas, en el ámbito laboral realizar las tareas asignadas por nuestro superior, etc). De modo, que el problema último de la dislexia no es que nuestro hijo omita, añada o intercambie letras durante la lectura, o que invierta un mayor tiempo en la lectura de un texto. El problema es que estos factores van a influir de forma negativa en su capacidad comprensiva y por tanto corre el riesgo de no alcanzar todo su potencial.

Por otra parte, también es común en niños con déficit de atención e hiperactividad. En estos casos los motivos son algo distintos. Por una parte, la dificultad para inhibir estímulos irrelevantes hace que les sea muy difícil “ignorar” todo lo que no tenga que ver directamente con el texto (ruidos de la calle, objetos sobre la mesa, el teléfono móvil), o diferenciar entre las ideas principales, secundarias o irrelevantes del propio material a aprender. Por otra parte sucede que en estos niños, la memoria de trabajo ( capacidad para retener nueva información y combinarla con el material ya aprendido), se encuentra alterada, por lo que les resulta difícil encadenar una ideas con otras e irlas modificando conforme avanza en la lectura del texto. Por último, cuando existe un alto componente de impulsividad, la comprensión lectora se puede ver perjudicada porque al niño le resulta muy difícil realizar una tarea que supone estarse quieto en un lugar y centrare en una única fuente de estimulación ( el texto).

Las estrategias a seguir, van a depender del tipo de trastorno que origine la dificultad en la comprensión lectora. En este caso será el profesional quien deba establecer el plan de tratamiento concreto. No obstante, desde casa podemos llevar a cabo ciertas actuaciones generales que ayudarán a nuestros hijos a mejorar su capacidad lectora. Entre ellas destacan:

  • En etapa preescolar y al inicio de primaria anímalo a leer cómics. Las imágenes secuenciales que aparecen en este tipo de lectura le ayudarán a comprender mejor el texto.
  • Evita todo tipo de elementos que puedan distraer al niño durante la lectura ( móviles apagados, pocos objetos alrededor, temperatura adecuada).
  • Si le gusta dibujar, anímale que en asignaturas como historia o ciencias naturales realice dibujos sobre el contenido del temario.
  • Cuéntale cuentos tradicionales pero modificando o versionando algún hecho y anímale a que lo detecte o que le mismo realice sus propias versiones del cuento.
  • Antes de leer un texto, proponle una serie de preguntas que deberá contestar tras finalizar la lectura.
  • Proponle juegos en el que tenga que ordenar frases que compogan un texto o palabras que compongan una frase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>